El final de la temporada, hermoso y rebelde, cuando los atardeceres encienden el estanque de Gruissan. Las viñas se enrojecen, los vendimiadores se agachan. El mercado del pueblo y los productores locales agudizan sus sentidos. En la niebla de la mañana, el flamenco y la elegante avoceta se deleitan con algo de comida mientras el pescador levanta sus redes.

Gruissan en otoño está adornado con luces de acuarela, ¡así que déjate soñar!

Reflejos

Experiencias para vivir en otoño

Le plein de saveurs à la Cave Coopérative

3 min de lectura

Actividades para probar en otoño

Nuestra selección de alojamientos

También te gustará